Historia - Tradiciones


Fiesta religiosa de Cuasimodo

La Fiesta de Cuasimodo es considerada una expresión de religiosidad popular característica de la Zona Central de Chile, y desde sus orígenes, en la época de la Colonia, se celebra el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección.


El nombre de Cuasimodo tiene su origen en el texto latino de la antífona introductoria del domingo después de Pascua de Resurrección: “Quasi modo geniti infantes” (“como niños recién nacidos”), tomada de la Primera Carta del Apóstol San Pedro, capítulo dos, versículo dos.


La tradición campesina de “Correr a Cristo” (los cuasimodistas corren al lado de la carroza que lleva al sacerdote con el Santísimo Sacramento) se remonta a la época de la Colonia, cuando el sacerdote llevaba la comunión a los enfermos y ancianos que no podían cumplir con el deber de comulgar, al menos una vez al año y de modo especial en Pascua de Resurrección, como fue recomendado por el Concilio de Trento. A raíz de los reiterados asaltos a los religiosos que llevaban las hostias en cálices y copones, los sacerdotes se hicieron acompañar por huasos a caballos.


Esta singular expresión de la piedad popular, definida por Juan Pablo II como un "verdadero tesoro del pueblo de Dios" (La Serena, 5 de abril de 1987), es el cumplimiento de una disposición establecida en el Concilio de Trento, de comulgar una vez al año, en Pascua de Resurrección. Con este objeto, el sacerdote lleva la comunión a los enfermos, ese día, acompañado de jinetes, ciclistas y carruajes engalanados, en un ambiente de devoción y alegría.


Descarga la historia completa aquí




Las Canteras

El antiguo fundo Los Hornos, ubicado en el sector nororiente de la Región Metropolitana, no tenía otra cosa que admirar, que su increíble belleza
depositada en cada unos de los cerros Canteros de Colina. En el año 1897 se cuenta que los trabajadores de la piedra de los faldeos del cerro San Cristóbal transportaban, en burros o carretas, las rocas extraídas desde las canteras de Piedragosa y la Campana, ubicadas en dicho fundo.


Descarga la historia completa aquí




Antigua Iglesia Inmaculada Concepción

Nuestra comuna cuenta con uno de los oratorios más antiguos del país, la “iglesia vieja” como la conocen los Colinanos, que fue construida en 1578 por la orden franciscana. Azotada por varios terremotos, el último la destruyó en 1965, pero por algún milagro, parte de su estructura se mantiene en pié, como negándose a morir.


Descarga la historia completa aquí