Inauguran exposición artística de agrupación de adultos mayores de Colina

Se emociona Marta Loyola Robles, presidenta de la Unión Comunal de Adultos Mayores de Colina, cuando repasa este largo camino que recorrió junto a otras doce participantes en los talleres organizados por el Centro Cultural de Colina con fondos patrocinados por el Consejo Regional Metropolitano de Santiago.

“En total fueron tres técnicas que aprendimos, como pintura, mosaico y encuadernación, para mí la estrella y el destacado de este periodo, pues nos abrió todo un mundo nuevo de posibilidades. Trabajamos desde lo básico, que fue hacer nuestro propio papel en la licuadora con materiales de deshecho hasta la impresión de diversos productos, como libros, tarjetas y hasta telas”, resume Marta.

Martes, jueves y sábados de cada semana, durante 8 meses, fueron las citas irrenunciables para este grupo de mujeres que ayer tuvo la satisfacción de ver sus trabajos expuestos en una de las galerías del Centro Cultural de Colina.

En total son más de 50 obras pictóricas; agendas, libros y almohadas impresas con técnicas como papel pasta, papel marmolado, papel reciclado, encuadernación copta y método Shibori (técnica japonesa); junto a colgadores de llaves, huevos, percheros y conjuntos de té finamente adornados con colores alucinantes en tramas de mosaico.

Isabel Viviani, profesora de pintura de la Corporación Cultural a cargo de la curaduría de las exposiciones, explicó que el curso de pintura estuvo acompañado por diferentes técnicas.

“Cada una es más adecuada que la otra para expresarse, como el trabajo de pintar flores, que es un elemento cercano y cotidiano a ellas. Luego tomamos las técnicas de textura y color con pasta murro, decapado, en fin, todo asociado al arte mexicano con modelos de sol y luna. Luego hicimos collage, que es muy entretenido para ellas, y de ahí avanzamos a un ejercicio más íntimo, como fue el homenaje a una mujer. Algunas eligieron a sus madres, otras a ellas mismas”, resume la artista visual y profesora de arte del adulto mayor en Colina.

Finalmente, el cierre del taller se dio con la pintura del denominado “gran cuadro”, donde todas las participantes aportaron en este homenaje al pintor chileno Reinaldo Villaseñor.

Para el cierre, Isabel Viviana reflexiona: “Con el arte y, sobre todo con la pintura, todos tenemos la misma edad. No importa tu habilidad, pues desde que alguien toma un pincel ya es un artista y nunca ve el mundo igual. Creo que en este taller se dio esa dinámica y ellas fueron muy potentes para dejar de lado sus temores e inseguridades, hasta lograr lo que ahora nos convoca que es su merecida exposición”.

FOTOGRAFÍAS DEL EVENTO